dimecres, de febrer 06, 2008

Desayuno sin leche

Dedicat a la Iaia Antònia i al Dr. Koepsell (entusiasta científic)

Debo un mes de alquiler de mi apartamento, me han cancelado el seguro del coche por impago, mi cuenta del banco asciende a -56 dólares y hace una semana que no puedo comprar leche. Soy un biólogo que disfruta de una flamante beca de formación posdoctoral en EE UU, auspiciada por el Ministerio de Educación y Ciencia y la prestigiosa comisión Fulbright. ¿Que malverso los fondos públicos y en lugar de comprar leche me he dedicado a -renovar mi vestuario? Pues no. Trabajo 12 horas cada día, incluyendo sábados y algunos domingos, porque me gusta mi trabajo y de paso me ahorro el dólar que cuesta la cerveza en el bar de al lado. ¿Que no me atrevo a pegar un sablazo a algún colega? Pues tampoco. En tal caso, me habría muerto hace al menos dos semanas. Lo que pasa es que hoy, 4 de marzo, aún no he visto el cheque correspondiente al mes de -enero. No hace muchos meses leí en EL PAIS un artículo sobre antiguos becarios Fulbright españoles, parte de los cuales son hoy la flor y nata de nuestra cultura (incluyendo la ciencia, por supuesto) y de nuestra política. No me extraña nada. Si a ellos los trataron como a mí, supongo que el artículo se referiría a los que sobrevivieron a la experiencia y han demostrado ser los más aptos en tales condiciones. Que la ciencia está mal atendida en España no es un tópico. No pretendo defender a la ciencia española, porque tiene mejores defensores. Es mucho más fácil: simplemente, no tengo leche para desayunar.

Enrique Claro Izaguirre, EL PAÍS, 1989.

Actualment el Dr. Claro, és vicedirector de l'Insitut de Neurosciències de la U.A.B. i director de tesi d'un molt bon amic bioquímic. Jo el vaig tenir com a professor de Bioquímica Farmacològica i és un putu crack. Portava un rellotge de la Hello Kitty de color rosa, per pixar-se a sobre.

Espero però que les coses hagin canviat una mica des de llavors... jo no em puc queixar, per Alemania m'està anant molt bé. Primer amb una beca de la Generalitat de Catalunya (Beca BE, d'Estades a l'Estranger) i després amb una del RIS (Red de Investigación sobre el SIDA en España). Ara, el Dr. Hermann Koepsell, el jefe d'aquí, entusiasta i engrescat científic, m'ha aconseguit finançament per dos mesos més i preten que em quedi tot Febrer i Març per enllestir la feina.

Como diria mi Ameba, aunque "esto del Rürur ya abruma", todo sea por la ciencia, no??

Ja us mantindré informats, per si em donéssin el Premi Nobel. La meva àvia (què faríem sense elles, eh?) sempre diu: "Ay, el Yeral, mi nieto dentífrico, que le van a dar el Premio Nóbe... ay, el Yeral, tan guapo y tan inteligente...".

P.D. Te quiero, Iaia. Cuando puedas, mándame unas croquetas de pollo y unos macarrones... que ando un poco hartito de schnitzels, bratwurtz i bratkartoffeln...

5 comentaris:

Er Savi ha dit...

¿Quieres más croquetas Yeral?

Viva la Yaya!!! La tuya y la mia!!!

maria ha dit...

Ja he vist la frase de Rilke! Encantada d'haver-te-la descobert! ;)

Bentrobat blog, igualment!

Yeral ha dit...

Savier, porta-me'n alguna, primooo... Jeje...

Maria, benvinguda al Bròquil! Rilke és molt Rilke. I si pogués llegir-lo en Alemany...

XeXu ha dit...

Quina misèria els becaris. L'article aquest és l'hòstia, però mira, sempre es pot mirar pel cantó bo, aquest home passava penúries, i ara és una bèstia. Encara tenim esperança.

minu ha dit...

La iaia gaire per aquí no passeja així que ja li demanaré croquis jo de la teva part (una cosa, si veus que no t'arriven, jo sempre li donaré les culpes a MRW i sempre negaré que ñam ñam ñam....).